Ver todos
histoire_istock_000012199071medium

Nuestra Historia, del sueño a la realidad.

En Vaïvaï todo es parte de un sueño, de un proyecto de vida de dos amigos. Pero del sueño a la realidad el camino suele ser largo y lleno de obstáculos. Venid a descubrir una aventura humana llena de emociones.

Era mejor antes. O no

 

1998: Francia es campeón de la Copa del Mundo y Manu y Gaétan empiezan el 11avo grado en el liceo Louis Barthou en Pau. El mejor liceo del mundo para los dos amigos: 3000 estudiantes, surfistas, malabaristas, patineteros, y, sobre todo, con paros frecuentes que permiten hacer uso de la gran playa de Biarritz…

La grande plage de biarritz
La grande plage de biarritz

 

Con el diploma de bachillerato en el bolsillo, “suben” a la capital para continuar sus estudios y se encuentran en la misma clase. Es el comienzo de un largo período de rebelión en el campus de su universidad… donde aprovechan la belleza de la vida estudiantil.

En 2006, Manu se va a Chile y Gaétan se va a pasar un año en Brasil. Allí asistió el lanzamiento del agua de coco en el mercado brasilero… en paquetes. La semilla del coco queda plantada en su cerebro y no dejará de crecer. ¿Y si eso funcionara en Europa?

 

Casi un año más tarde, los dos amigos se encuentran de manera completamente fortuita en la Isla de Pâques (verídico). Un cambio de paisaje propicio para largas discusiones acerca de qué quieren hacer con sus vidas después de estudiar. ¿Y si montamos un negocio? No hay agua de coco en Francia mientras que todo el mundo la bebe en Brasil…

Gaétan 2006 asiste a la puesta en marcha de agua de coco en el paquete, Brasil. Una idea que nunca le dejará!

Pero se acaban las vacaciones y la vida estudiantil. Regresan a París y a la realidad. Manu cambia su par de sandalias y su traje de baño por un traje y una corbata y se vuelve consultor. Gaétan se va a trabajar a un nuevo taller de chefs.

 

La coco tira al mar

 

El año 2009 marcará el momento crucial. Cansados de la realidad, se resignan y se lanzan en dirección a… los cocoteros. En septiembre del mismo año preparan el primero de una larga serie de viajes a las Filipinas.
¿El objetivo? Encontrar un productor de agua de coco y convencerlo de venderles su preciado líquido. Convencer es el término correcto porque cuando el productor ve a los dos compadres desembarcar en la puerta de su plantación por primera vez, queda sorprendido: “¿Pero qué edad tienen ustedes?”

 

Previendo esto, se habían dejado crecer la barba para verse un poco más viejos. Pero con 26 años no se veían muy confiables. Afortunadamente, después de sólidos argumentos y algunas semanas de discusión, se firma. El primer conteiner será enviado en unos meses.

plane-1632598_960_720
kids-1253333_960_720
pagudpud-beach-593847_960_720
coconut-322424_960_720
coconut-855730_960_720

L’aventure commence vraiment.

Pero ¿cómo se vende esta agua? De regreso en París y después de una docena de brainstormings (¡menos mal que eran amigos!), ¡ya está! Tienen el nombre: será “Vaïvaï”. Es simple, dinámico y exótico. Perfecto.
Falta encontrar un estilo y el diseño del paquete que ayude a resaltar lo natural del producto. Fue Jérôme quien se encargó… (¡y quien se encarga hoy en día!). Ya estamos en febrero de 2010.

 

Con un primer modelo del empaque y una muestra en el bolsillo, es hora de encontrar los primeros clientes. Agarran sus teléfonos y después de algunas (muchas) llamadas…

 

¡Se fija una entrevista! ¡Es la cadena de supermercados Monoprix la que les da una oportunidad! Eso es algo que Manu y Gaétan todavía no pueden creer: en tres meses los pequeños paquetes blancos y verdes estarían en los anaqueles del mercado.

 

Junio de 2010 marcó EL lanzamiento OFICIAL de Vaïvaï. Manu y Gaétan van juntos y promocionan, promocionan y promocionan en la tienda: “Hola, ¿conocéis el agua de coco?”.

 

Un comienzo emocionante pero rápidamente vuelven a la realidad en agosto de 2010: como comenzaron con poco, los bolsillos se vacían rápidamente. Afortunadamente, todo el mundo los ayuda: familiares, amigos, amigos de amigos, e incluso los jefes anteriores de Gaétan… ¡Suficiente para seguir hasta la próxima ronda!

 

Allo Monoprix? Esta es Vaïvaï. Tenemos un gran producto para usted!

11356653_492723614237397_532151999_n
11283171_1588608241409932_1092765658_n
11324970_440842706088075_1728137151_n
13108705_1620855068238261_333685115_n

Es la realidad. La de un empresario.

 

Al principio de 2011, el teléfono suena. Al otro lado de la línea, su proveedor de agua de coco, quien les anuncia un incremento en el precio de… ¿¡85%!? “¿Cómo hacemos?”.
Tuvieron que encontrar rápidamente otra fuerte de agua de coco. Manu y Gaétan se van a Asia a encontrar socios más fiables esperando construir una relación a largo plazo con ellos…

 

¡Los competidores entran en el ring!

 

Afortunadamente, en agosto de 2011 las ventas de agua de coco están al máximo y Monoprix quiere lanzar un formato de un litro. Ningún problema para los jóvenes, al contrario, ya está en los cartones 🙂
El teléfono suena más y más. Los cartones se encuentran en más y más anaqueles. Pero con todo eso, tienen que empezar a contratar. En enero de 2012 contratan a su primer empleado, Florie (quien se ocupará de desarrollar el marketing y el contenido de la página web de Vaïvaï), y entonces… segundo golpe bajo: los competidores extranjeros llegan a Francia y son (mucho, mucho) más ricos que los dos amigos.

 

Afortunadamente, a los clientes les gusta mucho Vaïvaï, “su pequeña marca francesa” y la compañía se desarrolla. Hay que pensar en el futuro y ver más allá. Por suerte, en enero de 2013 conocen a otro emprendedor francés que tiene una distribuidora, 300 vendedores en toda Francia. ¡Sólido! Pero, sobre todo, este emprendedor piensa que juntos pueden enfrentar a los americanos (los famosos competidores mucho, mucho más ricos 😉 ) e inundar a Francia de agua de coco. ¡El futuro le dará la razón!

 

¡Un viento de libertad!

 

En el verano de ese mismo año, Emmanuel y Gaétan logran uno de sus sueños de cuando eran estudiantes: mover la oficina de Vaïvaï al sur-oeste ¡para poder surfear antes y después del trabajo! El equipo está entusiasmado y acepta la experiencia con placer. Entre sol y playa, lanzan una operación “sea-marketing” para dar muestras de agua de coco en medio del agua, ¡plantados sobre sus tablas de surf! Estos esfuerzos rinden frutos y atraen a los medios, curiosos por esta nueva bebida natural propulsada en el mercado francés por una pequeña compañía… francesa.

¡Casi perfecto!

 

En el invierno de 2015 ocurre el primer encuentro con Gaël Monfils, el tenista. A Gaël le gusta mucho la marca, el producto, y la relación con los dos creadores de Vaïvaï va bien. Una hermosa asociación entre el jugador y la pequeña marca acaba de ver la luz del día.

2015 también es el año en el que Vaïvaï ve sus primeros cartones cruzar la frontera y en el que la marca sale a conquistar sus primeros clientes en Bélgica y Suiza. ¡Atención! ¡Vaïvaï iz International!

2016: los equipos prenden el turbo y Vaïvaï lanza una serie de innovaciones alrededor del coco: la gama Création (cocteles de agua de coco sin alcohol), el aceite de coco orgánico y los deliciosos pétalos de coco, tostados en el horno.

Para 2017 y los años siguientes… la historia no está escrita, pero luce prometedora así que volved de vez en cuando a esta página para descubrirla 😉

 

Pour 2017 et les années suivantes… l’histoire reste encore à écrire, mais elle semble prometteuse, alors revenez de temps en temps sur cette page, pour la découvrir 😉